Estamos hablando de una persona dedicada a construir el Reino. Sus 9 hijos y su obra lo pueden atestiguar. Se fue a la Casa del Padre relativamente pronto. Sin embargo, construyó algo impensado para muchos: medios de comunicación para anunciar ese Reino, para anunciar el Mensaje de la Buena Noticia. A continuación, tenemos una parte de su vida profesional, gracias al Ing. Alberto Cravenna que nos dice:

“Lo conocí allá por el año 1992, cuando trabajaba junto con el Abogado Dr. Mariano Segade, en la Consultora CONAR, que posibilitó algo inédito: la puesta en marcha de su proyecto de dos sistemas codificados, ULTRACANAL Y ULTRAVISÍÓN, que emitían desde la denominada “Torre de la Ciudad” de 200 metros de altura, en la Capital Federal. Dichos canales de televisión iban a ser claves en un sistema de educación a distancia dedicado a las escuelas de la zona metropolitana, a través de la Sociedad Anónima L.V.R. (La Virgen Reina), de la cual era él su presidente. Comprendí así cuál era su objetivo: evangelizar a través de la televisión.

Más adelante, a partir de la Resolución 858 COMFER/90, por la cual, la Iglesia Católica, como Persona Jurídica de Carácter Público, tenía la legalidad para poder acceder al espectro radioeléctrico de Radio y TV, tuvo en vista un canal de televisión abierta para el actual Arzobispado de Mercedes-Luján, por lo cual me pidió que lo asesorara al respecto. Teniendo en cuenta que él mantenía muy buenos contactos con dicho Arzobispado, como también con el de Zárate-Campana, allá fuimos con él varias veces, desde el 20 de abril de 1993.

Precisamente, el Canal 5 de TV Comunitaria Abierta de la Ciudad de Mercedes, fue inaugurado el 15 de agosto de 1994 y denominado por él “SANTA MARÍA”. Fue la primera emisora institucional de la Iglesia (Decreto del PEN 2636/1993). Llega actualmente, por cable, a toda la zona oeste en la Provincia de Buenos Aires hasta la localidad de Suipacha, con cabecera actual en la Ciudad de San Miguel. Más tarde, también me convocó para otro proyecto: el de la red de TV abierta denominada por él “Maximiliano Kolbe”. Era un proyecto de televisión evangelizadora conformado para todo el país. El último emprendimiento de él que conocí, fue la señal de TV de Cablevisión  “Nueva Imagen Televisión”.

Las muchas horas de trabajo y amistad que pasé con él me terminaron de convencer que no sólo era un “soñador” sino un verdadero “hacedor” de cosas concretas para la difusión del Mensaje. Aunque siempre fue muy incomprendido por muchos, los que lo hemos conocido sabemos de su honestidad y valentía. Siempre estará en nuestro corazón”.

Fuente:
ANUNCIAR Informa (AI)
Octubre
de 2011